Silencio: Estamos en el aire
PRIMERA CONFERENCIA POLITICA POR TELEFONIA SIN HILOS

13 de noviembre de 1922. En todas las ciudades declaradas tales por la ley se han instalado aparatos receptores. Una convulsión tecnológica a nivel primario y ni qué hablar a nivel de rumores y chismorreo pueblerino.

A las 20.30, después de escucharse el Himno Nacional, la Marsellesa y el Himno a Garibaldi, pronunciarán discursos por "telefonía sin hilos" el señor Batlle y Ordóñez y el señor Julio María Sosa. Cerrará la trasmisión el señor Ovidio Fernández Ríos leyendo su "Himno a Batlle". Emocionado el "speaker" comenzará así:

1922: Propaganda electoral
de la época

Sonaron los acordes del Himno y una vez terminado, el señor Batlle y Ordóñez se expresó así:

Lo habían llevado a don Pepe al micrófono -me explica Raúl Fontaina- y él no era hombre fácil de conducir, incluso de hacerle tolerar novedades o cosas modernas; tuvieron que convencerle de ponerse una especie de collar, para colgarle el micrófono, que era una bocina como las que tenían los teléfonos de candelero (que es también un micrófono).

Bellaqueó para que se lo colocaran y al terminar dijo: "Sáqueme por favor esta porquería".

 El "micrófono-corneta" o "micrófono candelero" aún estaba abierto. Luisito Viapiana no había tenido tiempo de cerrarlo.

-El micrófono se lo coloqué yo , me agrega Emilio Elena. ¡Me acuerdo como si fuera hoy!

Pero la frase final, fuera de texto, no se escuchó en el interior del país y el discurso tampoco, pese a todas las previsiones y chequeos efectuados días antes y en la misma mañana, porque una tormenta eléctrica impidió la comunicación. Los elementos pues llevaron al fracaso el primer gran intento político-radial.

La estática estuvo contra el batllismo pero pese a eso, José Serrato ganaría las elecciones.

Herrera, Serrato y Frugoni
en el acto electoral


* * *

Junto al ruido de la campaña política Montevideo escuchó ese año buen música.

"Así como no hubo nada que conmoviera al público, en materia teatral, durante el año que finaliza, no ocurrió lo mismo en lo que se refiere a buena música, y a excelentes audiciones sinfónicas" , dice una crónica del 22.

"Fue, puede afirmarse en forma categórica, en este sentido un conjunto de sobresalientes elementos como el de los grandes concertistas que cosecharon del público montevideano los más justicieros aplausos".

En materia lírica la compañía de operetas de Lamas nos hizo gustar de una corta temporada de arte. La gran temporada lírica de agosto apenas nos permitió recordar que hay cantantes buenos en el mundo y orquestas excelentes. La compañía que actuara en el Colón de Buenos Aires, dio so-lamente en el Urquiza, tres únicos espectáculos y se marchó hacia otros lares. Y lo único que de esa compañía queda recuerdo es la representación de la Walkyria con las sopranos Helene Wildbrum y Lotte Lehman y el tenor Walter Krichoff.


En el Albéniz se presentaron las celebridades mundiales más prestigiosas del mundo, desarrollando una serie de conciertos magistrales. Entre esas celebridades figuran el famoso pianista Braylowsky, Paul Kochansky, violinista y el pianista Terán, además de Risler y Rubinstein ambos perfectamente conocidos de nuestro público. El pianista polaco Jorge Lalewich, Codowsky, Rosita Renard (chilena), J. Joaquín Nin (cubano) y otros elementos de igual signicado artístico".

También el año que termina dio motivo a un verdadero acontecimien-to artístico. Nos referi-mos a la ejecución del poema sinfónico "Campo", de Eduardo Fabini, bajo la dirección del profesor polaco Shavitsch, recibido por la crítica toda, como una de las expresiones musicales más notables que se hayan desarrollado en nuestro ambiente.

 La orquesta Imperial de Viena, bajo la dirección del maestro Félix Weintgartner dio varios conciertos en el Solís, constituyendo ellos las más altas manifestaciones artísticas del año".

* * *

Bajando de las cimas del arte, veamos algunos datos sobre la vida cotidiana; copio avisos de la prensa diaria.

BAÑOS

De Casimiro Gebelin

Canelones 777, entre Ciudadela y Florida. Baños higiénicos, 0.50; sulfurosos, 0.70; almidón, 0.80; afrecho, 0.70; alcalinos, 0.70; salados, 0.70; duchas frías, 0.40; calientes, 0.50; escocesas, 0.60; masajes, electricidad, estufa Bier.

CAMAS DE HIERRO

reforzadas, una plaza, 6.00; plaza y media, 11.50; dos plazas, 16.00, de niño, 8.00; colchones y elásticos, una plaza, 4.00; plaza y media, 5.00; dos plazas, 6.00.

JOSÉ GAMIZ, calle Justicia 2075.

PARA ENTRE CASA

batones lavables desde 2.00, vestidos de voile, 5.00; de esponge, 6.50;

ropa blanca muy barata liquida Tienda San Francisco,

Colón esquina Cerrito.

SOLTEROS Y CASADOS

sábanas vainilladas Rara una plaza, 1.20; plaza y media, 1.90; cameras (ancho 2 metros), 2.40; fundas vainilladas, 0.25 a 0.90; únicamente comparará barato en la Tienda San Francisco,

Colón esquina Cerrito.

LA SALUD

Gabinete baños turcos.

El medio más natural, más seguro contra Reumatismo, Dolencias nerviosas, jaquecas, grippe y resfríos.

El gabinete es plegadizo, grueso con calentador y alfombra.

CARLOS STAFF Y CIA. - Uruguay 826, entre Florida y Andes.

ELLAS

SENOS DESARROLLADOS, RECONSTITUIDOS, HERMOSEADOS, FORTIFICADOS con las "PILULES ORIENTALES".

 EL UNICO PRODUCTO QUE EN DOS MESES ASEGURA EL DESARROLLO Y LA FIRMEZA DEL PECHO SIN CAUSAR DAÑO ALGUNO A LA SALUD. APROBADO POR LAS NOTABILIDADES MÉDICAS.

ELLOS

LA IMPOTENCIA, LAS PERDIDAS SEMINALES, LA DEBILIDAD NERVIOSA, SE CURAN VICTORIOSAMENTE CON LAS CAPSULINAS DEL DR. LEONAR DE NANCY (FRANCIA).

LA FELICIDAD QUE HOY ILUMINA A MUCHOS HOGARES SE DEBE AL USO APROPIADO Y A TIEMPO QUE SE HA HECHO DE TAN ADMIRABLE MEDICAMENTO. - FOLLETO GRATIS.

FARMACIA FRANCO-INGLESA

Uruguay esquina Florida.

HOTEL PIRIAPOLIS

abierto desde el 1° de diciembre. Tarifa reducida a $ 4 diarios por todo el mes.

Para que conozcan esta localidad encantadora en el mes ideal.

Tarifa de enero, febrero y marzo $ 5 y $ 6 diarios.

No se alteran los precios cuando hay muchos pedidos como hacen otros ("Hace tiempo que lo quería decir").

 Buen alojamiento y excelente mesa, verdura y fruta abundante y leche exquisita.

Por datos, Sarandí 500 o en Piriápolis, C. Bonavita, Administrador.

NARICES

Nariz roma, remachada, respingada, puntiaguda o corva, larga o quebrada; el aparato de Mr. Triplery puede corregirla, último y novísimo aparato para corregir narices defectuosas.

Tratados, Modelo 25, patentado en Estados Unidos con seis reguladores ajustables a presión, fabricado en metal liviano, pulido, corrige narices defectuosas, sin operación, en forma rápida, segura, cómoda y permanente.

(Exceptúase casos de enfermedades nasales). Es cómodo y no afecta a las ocupaciones cotidianas: Se usa por la noche.

Mr. Triplery: 808 W.V. Building Binghan-ton. N.Y. E.U.A.

¿QUO VADIS?

En los cines Rex y Doré el jueves 9 de noviembre de 1922 (dos días después de inaugurada "Radio Paradizábal") se proyecta "Experiencia" cuyo director es George Fitz-Maurice. El rol principal está a cargo de Richard Barthelmess de gran éxito entre la juventud según el "reclame" que extraemos de los diarios de la época.

Gloria Swanson y
Rodolfo Valentino


La Paramount presenta las superproducciones y Glucksmann (Max) ya tenía entonces la exclusividad de su distribución.

Los años locos hablaban por boca de sus "críticos" de la decadencia del cine, pero cuando surgía la radio-difusión se estrenaba en Montevideo The Kid (El Pibe) de Chaplin, con Jackie Coogan y Edna Purviance.

En el cine Trianón se anuncia a Douglas Fairbanks en "Después de la tempestad", superproducción de Artistas Unidos, exclusividad de Oliver y Cía.

En la General Electric de los primeros tiempos, me informa Soliño, actuaban grandes concertistas uruguayos: el estudio estuvo en el propio teatro Urquiza; Emilio Frugoni recitó sus primeros versos y recuerdo conferencias de Juan José Carbajal Victorica, de Carlos Zum Felde, actuaciones del actor Heraclio Sena, intervenciones de la Sra. luneta Lacarté Muró.

-Por un convenio que no duró mucho , precisa Elena, Radio Paradizábal trasmitía lunes, miércoles y viernes de 17 a 19 y martes, jueves y sábados de 21 a 23. Por su parte, General Electric lo hacía lunes, miércoles y viernes de 21 a 23; martes, jueves y sábados de 17 a 19 horas. En los comienzos, pues, "nunca en domingo". La "Revista Radiotelefónica" de Radio Paradizábal, dice otra cosa: también los domingos.

Cuenta don Emilio Elena: El interés del público aumentó pero no el conocimiento de las posibilidades y de las limitaciones; las preguntas menudeaban y la correspondencia crecía.

-Había quien solicitaba un presupuesto por un trasmisor y receptor "ya que ante la certidumbre de que el estanciero vecino hablaba mal de él, quería enterarse, a través del equipo que solicitaba, de todo lo que el vecino decía".

Las consultas personales nos agobiaban -agrega Elena.

Algunas eran entendibles y de respuesta posible, pero cuando la poca sensibilidad de los receptores a galena, la escasa potencia trasmisora o la interferencia del "Cerrito" -con su central "a chispa"- causaban fenómenos anormales, las preguntas se hacían asombrosas.

¿Por qué -decían- si me acuesto sobre el lado derecho mejora la recepción?

¿Por qué mi vecino -lo leímos nosotros en publicaciones de entonces- escucha mejor?

¿Por qué si abro la canilla del baño empeora?

Y así miles de consultas. Por fin el ingenio y la gracia española de Vigil -un técnico que colaboró con nosotros- encontró el remedio.

Preparó para los "pesados" una respuesta uniforme: "Señor, eso que usted indica, se produce por la saturación de los triodos en las vecindades de la curva característica". Y era santo remedio. Dejaban de preguntar.

Antena, estudio y transmisor
de Radio Paradizábal


Recuerdo -dice Víctor Soliño consciente de que es el "momento" de contar una anécdota- que una vez llegamos con la Troupe Ateniense, invitados por Luisito Viapiana a radio Paradizábal; el grupo nuestro era grande y bullanguero. Con una desaprensión tremenda por todo y cuando llegamos al estudio, Viapiana ya estaba arrepentido: "por favor, me echan, me echan"; bueno, llegamos esa noche y nos encontramos que en la azotea había una cantidad enorme de zapallos, unos zapallos grandes que estaban puestos al sol, parece que a los zapallos se acostumbra ponerlos al sol durante algún tiempo, para que maduren o no sé para qué; bueno, estaban todos en la azotea y en la casa de al lado, tres o cuatro pisos más abajo funcionaba el Club Italia; el Club Italia era famoso porque se hacían grandes tenidas de monte por plata, con el temor consiguiente a la policía. Parece que por esos días además, en el hotel Florida estaban viviendo una cantidad de exiliados brasileños, de un movimiento revolucionario que había nacido en el sur, encabezado por Flores da Cunha. Varios de ellos se habían escapado, y vivían allí y estaban siendo vigilados por la policía, para que no tuvieran actividad. Así las cosas, a uno de los muchachos nuestros se le ocurre empezar a tirar los zapallos sobre el Club, que estaba mucho más abajo y cayeron los zapallos sobre el techo, y aquella gente que estaba jugando al monte con una preocupación tremenda, dijo: ¿qué será esto? ¡la policía! y salieron y se armó un revuelo bárbaro, todos aparecen en la calle de golpe, asustados y los policías que estaban cuidan-do a los brasileños, creyeron que eran los exiliados que se escapaban. Y se armó un escandalazo, todo el mundo corría, policías, timberos… exiliados! ¿Quién iba a pensar en los zapallos? Ellos llenos de confusión y nosotros muertos de risa.

Ahora nos toca subir de las anécdotas intrascendentes al mundo de la cultura.

Un viejo librero y editor don Claudio García, declaraba en un reportaje:
En el teatro, el año 22 fue en general malo. Muiño y Alippi, Vittone y Pomar, Parravicini...

Los primeros entre sainetes y comediolas nada artísticamente válido ofrecieron; la crítica pálida-mente rescata una aparatosa revista "Buenos Aires chic o París reo". Reiterando -no faltaba más- lo que se haría durante más de medio siglo, la compañía Muiño-Alippi viajó en dos oportunidades a Montevideo. Pero salvo los titulares el resto del elenco era el consabido relleno de "giras por provincias". Más bien malito. Pobretón.

Vittone-Pomar nos trajeron en cambio un elenco completo y según algunas crónicas grandes revistas, sainetes interesantes y sobre todo preocupación por los decorados.

Segundo Pomar -me informa Elizabeth Durand- era el actor más buen mozo que debe haber habido en el teatro del Río de la Plata, con eso te digo todo -mirá que yo creo entender de hombres- pero él era una estampa. Estaba casado con María Esther Podestá, la sobrina de los Podestá.

El más favorecido por el público fue el mítico Florencio Parravicini que tuvo por escenario el Solís. Claro que la gente no va a ver las obras, va a ver a Parra. "Rasca" de alma y actor de gran intuición, de una tontería -"Urutaú" una "pochade" francesa adaptada por él- parece que podía subyugar a los espectadores de entonces haciendo algo pintoresco, con relieve.

A la Compañía Rioplatense de los Hnos. Messutti -empresarios que nos darían después y hasta Perón interminables temporadas de las hermanas Bozán, el cabezón Ramírez y Paquito Bustos, no le fue nada bien en el 22. Fundada un año antes por Atilio Suparo-Edmundo Bianchi y creo que por Ulises Favaro, un periodista. "ustedes no se renuevan" señalaba un balance de la época. Esta compañía actuó durante varios años (en dos épocas) y lanzó o estrenó autores como Bellán, Lasplaces, Tacconi, Escuder, Favaro, Edmundo Bianchi, Lenzi y Curotto.

También nos visitó Orfilia Rico con excelente compañía pero con muy mal repertorio. La única obra que se salvó de la "quema" fue "El candidato" una comedia de Oscar R. Beltrán. Doña Orfilia Rico enfermó grave justamente en el 22. Finalizaba paralítica uno de los nombres más sonados del teatro criollo.

Ese año don Juan León Bengoa estrenaba "Las vestales".

Ni las diosas griegas y romanas lo salvarían del fracaso.

¿Y CON EL EXTRANJERO QUE PASO?

La crítica señala entre los éxitos de la temporada a Darío Nicodemi, Jacinto Benavente y el Bataclán de París.

Entre los fracasos el Gran Guiñol de París, la Compañía de Vaudevil y la de Salvát-Herrern.

Don Jacinto se trajo a doña Lola Membrives y a Ricardo Puga, el resto del elenco más bien flojo. Pero la Membrives -rival de Margarita Xirgu- y Puga le salvaron a Benavente nada menos que el estreno de "Los intereses creados".

Los ditirambos fueron ese año para el comediógrafo Darío Nicodemi al frente de una compañía muy pareja que encabezaban Vera Vergani, Luiggi Cimara e Italo Almiranti. Como oposición a tanta sobreactuación, a tanto engolamiento de hace 60 años, este grupo impuso un estilo sobrio, natural, más "moderno".

En el teatro Urquiza actuó también la actriz española Rosario Pino gran actriz pero ya un poco "viejita" con algunas piezas menores de Carrión y Muñoz Seca. ¡Qué gracioso! La crítica de ese año le reclamaba que tuviera en cuenta "los grandes ingenios que hay en España como los Hermanos Quintero, Guimerá, Dicenta y otros". Para tal teatro, tal crítica. Para tal crítica ...

Enrique Runbal -un simpático actor valenciano-estuvo dos veces en Montevideo. Era un adelantado del "estilo catástrofe" ya con descarrilamientos, explosiones y "apariciones" en plena escena. Las truculencias tenían que ver con lo policial y terrorífico.

DEL SAINETE AL GENERO CHICO ESPAÑOL

Ambos están en decadencia sentencian los censores. Ya no hay éxitos como "La verbena de la paloma". Y sin darse mucha cuenta que estamos en los años locos se señala, "que se ha descendido a la exhibición de la pantorrilla. La pantorrilla triunfa. "Las corsarias" en Buenos Aires pasaron las 1000 representaciones. Y amenazaban cruzar el Charco. No se mide el talento de las actrices y sí las turgencias y las curvas... Un seno pomposo y una pierna bien torneada pesan más que la dicción de Rosario Pino". Lo tragicómico: esos desnudos eran con malla color carne!!

BRIC A BRAC

En el año del surgimiento de la radio las montevideanas se animarían a mostrar también sus pantorrillas -pero no más- en Capurro, Ramírez y Pocitos. Pero la mayoría de los caballeros y damas vestían sus mejores galas en plena arena. Después de todo, aquellos trajes de baño y aquellas gorras hasta las orejas, poco era lo que dejaban libre a los rayos del sol y a los mirones, que siempre los hubo.

Eso sí, el tiempo de las discriminaciones mujeres allí, -varones más allá- había terminado. Aunque todavía se conservaba en cada playa una zona con larga cadena que sobre el agua permitía bañarse de un lado y otro a caballeros y damas.

 -No te acerques mucho a la cadena", se le oía decir a más de una mamá precavida. "Nunca falta un atrevido que se largue por abajo..."

El carnaval se anuncia renovado… Los afiches que resultaron premiados en el Concurso de la Comisión de Verano y Carnaval pertenecían a M. Benzo (primer premio) Carbonell y Migall y F. Trivelli entre otros.

Las estampas coloridas varían entre una especie de bacanal de gorditas, a un Montevideo de chinas (gauchescas) entre globos japoneses.

El espíritu aldeano, juguetón de Montevideo de entonces, las troupes, el papel picado, las serpentinas, los pomitos y las ganas de tirar la chancleta harían seguramente un carnaval más divertido que tanto futuro corso municipal y aburrido.

Para muchos estudiosos del tema -Horacio Ferrer, entre ellos- a través de memoriosos y documentos se puede establecer que la fecha en que el tango se "lanza" es por 1880 después de un proceso que comienza a mediados del siglo XIX.

Para lo que nos importa a nosotros -el entorno al nacer la radiotelefonía- hay dos o tres datos significativos de 1922.

"Podestá -dice Horacio Ferrer- organiza el teatro en lo administrativo, lo aumenta en lo publicitario, lo disciplina en lo profesional, lo enriquece con ideas planificadoras de repertorio, de elenco, de temporada. Es en suma el primer empresario teatral del Río de la Plata".

Ahora es Alejandro Lombart, empresario, quien contrata y lanza a Fracisco Canaro -oriental de San José- radicado en Buenos Aires con larga carrera como tanguista de arrabal; músico mediocrón pero que logra algo fundamental: darle sentido orgánico al espectáculo tanguero. Ese fue el gran acierto del gordo Pirincho Canaro y de Lombart. Pero también en 1922 -como lo informa Ferrer- después de una conversación bife por medio entre el músico Roberto Firpo y un mocito llamado José Ferreira se hace una película con Lidia Liss como protagonista. Se estrena en el cine Esmeralda y como la banda sonora con "discos especiales" suena más bien feo, Firpo toca en la sala con su orquesta. La "vista" se llamará: La muchacha de arrabal.


-Gardel ya era muy popular.

Por los años 10 comienza las actuaciones en cuartetos, tríos y finalmente dúo con Razzano. Con repertorio criollo graba para "Columbia" como solista en 1913. Me voy hasta 1918 -y me acerco-años de sus primeros tangos cantados para disco "Flor de fango" y "Mi noche triste" (éste fue el primero a la venta).

Actuó con el dúo en Montevideo en el teatro 18 de Julio y en el Parque Hotel en un festival benéfico.

"Desde entonces -marcadamente a partir de 1922 su figura va cobrando señalada supremacía respecto a la de Razzano, quien paulatinamente disminuyó la intervención en los registros fonográficos" termina H. Ferrer.

Le pregunto a la romántica Durand su impresión sobre Gardel.

-Era pintún, super pintún, un poquito bajo, sí, un poquito bajo -apura otra copa de vino blanco- más bajo que yo; no te olvides que mido 1.70. En ese tiempo no era "muy" gordito; con unos ojos, con unos dientes, con una simpatía y con esa cosa que nos gusta a las mujeres de agacharse y hablar en voz baja, casi pegado a la oreja.

Por supuesto que lo llegué a conocer, casi al final, pobrecito.

En el último viaje -y nos adelantamos en el tiempo-, hizo una audición en radio y hubo que sacarlo por el fondo, por las azoteas, porque en la calle debido a tanta gente ya no salía ni el, ni nadie.

Casi enseguida murió. Domínguez Riera, "El Botija", que era también maravilloso, estaban todas las mujeres locas por él, pero muy católico decía que debía atender sólo a la novia; él, Domínguez Riera dio la noticia por radio: "esta tarde murió Carlos Gardel".

La llegada de los restos de Gardel de paso hacia Buenos Aires, me llevó dos horas de trasmisión -me acota Domínguez Riera- estuve trasmitiendo desde lo alto de una grúa en el puerto, en trasmisión simultánea con una radio de Buenos Aires. Y esa trasmisión -lo dice él con cierto orgullo- me valió el contrato que después me llevó a la Argentina.

* * *

Dellazopa y Morixe en Plaza Independencia 733, Montevideo, ofrecen los discos "Victor" últimas novedades recibidas. El famoso Chaliapin en un aria de "Boris Godounov"; "Serenata" de Silvestri y Toselli por B. Gigli; Obertura de "Secret of Suzanne" por Toscanini y la orquesta de La Scala. Eran discos de 25 cmts., a $ 2.00 cada uno (un día en el hotel Piriápolis "con todo" $ 4.00). En bailables por famosas orquestas americanas: "Toot, toot, tootsie (Good bye)" fox-trox por la Benson Orchestra.

"Carolina in the morning" otro fox-trox por la Whiteman's Orchestra. Discos estos a $ 1.30 cada uno.

En cuanto al repertorio nacional los "hits" del momento según la Victor eran: "Melenita de oro" (de V. G. Flores) por la orquesta típica Flores, "Don Alfredo" tanto de F. Polonio, por trío de guitarras Tradición; "Almita herida" de J. C. Cobián, por la orquesta típica Fresedo; "Sollozos" de O. N. Fresedo por la misma orquesta.

Discos cantados: "El moro volvió sin él", tonada; "El delantal de la china", estilo cueca; "El caballo alazán", estilo; "Mi tropilla", zamba-cuyana y, de nuevo -evidentemente era el hit discográfico-"Melenita de oro" tango por F. Nunziata y orquesta.

Los "nacionales" que eran grabados en los Estados Unidos costaban también $ 1.30 cada uno a doble faz y de 25 cmts.

CARLOS OTT Y CIA., de 25 de Mayo 509 ofrecía "un concierto en cualquier parte con un aparato DECCA". Se lleva tan fácilmente como una "balija". Era en realidad una valija y las tres clases posibles, todos con el mismo motor y membrana no tenían parlante de cono por supuesto- costaban $ 40, $ 45, o $ 50. ¡Una barbaridad!

* * *

Yo no podía entender -me dice en otro momento Raúl Fontaina- cómo podíamos hacer algunas cosas tediosas y un día me la agarré con las tandas. Tandas que las decía el propio locutor y eran todas iguales y como para nosotros en aquel programa que iba de 19.30 a 21 los temas eran variados, no conciliaban, no coincidían; el tema inquieto, nervioso, con las tandas siempre lo mismo. (Esto supongo es de más adelante)

-Había un aviso de un rematador Juan Perolo, que a mí me resultaba gracioso, era una publicidad de remates.

Entonces no había potenciómetros, como ahora, para cerrar o abrir el micrófono, lo que se hacía con una manija.

Venía el famoso aviso, le tranqué la manija al locutor y empecé a decir: "Perolo, Juancito Perolo, oh!, sí, lo conozco del Guruyú", el locutor se desesperaba, lo quería cerrar y yo "dale que dale". Cuando terminé de improvisar gritaba: "me echan, matan, me echan; ¿por qué se te ocurrió hacer esto?".

Y bueno, a mí me pareció que el aviso era muy cansino, siempre lo mismo.

A la tardecita siguiente viene el sereno y me anuncia: "hay un señor que lo espera; quiere hablar con usted". Me pongo el saco, veo al señor con una mano en la espalda; lo atiendo, me saluda y dice: "¿Salpicón?", me habían puesto Salpicón porque yo hablaba de cualquier tema y le digo "mucho gusto". Soy Juan Perolo y yo no tengo el mismo gusto porque los avisos los pago y quiero que me los pasen, como mando yo que los pasen".

-Bueno -mire señor- le dijo Fontaina, a mí me pareció que era una novedad, que se podía cambiar un poco el ritmo, se habla igualmente del aviso, del remate, de la casa tal, en realidad se anunció, pero modificándolo, porque si no es una cantinela., siempre lo mismo, al fin la gente no lo va a oír. Y dice: "Bueno, yo para eso pago, para que pasen el aviso como lo mando; pero la ocurrencia la quiero festejar con usted" y saca la mano de la espalda con una botella de champagne.

-Don Juan Perolo -me aclara divertido- continuó siendo uno de los avisadores permanentes, hasta que falleció y le cambiamos el nombre también; en adelante fue "Jean Peroló, le roi du marteau".

El mundo sigue girando, como una cebolla loca, en capas y capas diferentes. Mientras Fontaina inventa el roi del marteau "Anaconda" de Horacio Quiroga (1879- uruguayo de Salto) libro editado un afio antes de surgir la radio, continúa en el momento de las primeras emisiones, como el éxito literario, informan desde Buenos Aires.

Con sus muchos libros de cuentos en circulación es el escritor mejor retribuido económicamente en la Argentina.

El 18 de junio de 1921 muere en Buenos Aires Eduardo Acevedo Díaz, el novelista uruguayo del siglo XIX; el 29 de marzo del 22 una enorme multitud acompañó hasta el Cementerio Central, los restos del doctor Francisco Soca, figura científica y ciudadano eminente.
Esto declaró el homicida Javier Alvaro Vega sobre "la degollada de la Rambla Wilson", su propia mujer, Petrona López.

Los investigadores, tras agotar todas las pistas, ordenaron hacer un maniquí que copiaba fielmente a la víctima.

Cuando ya se desesperaba en dar con el asesino, el dueño de una gomería informó "que la degollada de la Rambla Wilson" era Petrona López. La reconoció por el maniquí. Allí comenzó la pista definitiva. Los montevideanos tan convulsionados por el "misterioso" crimen expresaban "parece que está viva", cuando pasaban por el comercio de 18 y Andes que exhibía la figura de la infortunada mujer.

Aprovechen: 50 % de descuento; grandes rebajas de precios.

Sobretodos de $ 16.50 rebajados a $ 8.90.

Oportunidad nunca vista en "Cantalupo".

18 de Julio y Daymán. Uruguay y Rondeau.


Duelo Brum-Herrera
Antes de comenzar la radio, en 1920, Luis Alberto de Herrera será electo presidente del Directorio del Partido Nacional. Le acompañan Carmelo Cabrera, Bernardo Rospide, Ismael Cortinas, Gustavo Gallinal, Roberto Berro, Felipe Ferreiro, Leonel Aguirre y Arturo Lussich. Poco tiempo después de inaugurada, alcanzará la Presidencia del Consejo Nacional de Administración. El gobernante y caudillo había nacido en Montevideo un 22 de julio de 1873.